Un contenedor que no tiene precio

GuardarSavedRemoved 0
Puntuación0
Puntuación0

Posiblemente ayer haya sido el día más importante desde que Los Mayines tomó vida hace más de una década. Llegó el tan ansiado primer contenedor acondicionado como cámara frigorífica y se instaló en el Sector Industrial Planificado de San Cayetano. Faltan dos más, que serán entregados en los próximos días, para que la planta de procesamiento de carne ovina pueda ponerse en marcha. Estamos a nada de que se haga realidad aquello que alguna vez tenía forma de utopía.
Los Mayines está compuesto por un grupo de productores ovinos de San Cayetano y Tres Arroyos que comenzaron bajo el ala del programa Cambio Rural del INTA y después decidieron convertirse en una sociedad anónima para explorar los canales comerciales y lograr valorizar la carne de sus corderos. Y uno de los máximos desafíos es diversificar la manera de ofrecer la producción: vender cordero trozado y envasado al vacío es el objetivo, y están cada vez más cerca.
Desafíos
“Esto es algo muy anhelado, que lleva mucho tiempo. Pero lo más importante es la unión de los productores. La unión concreta, porque a veces uno reclama y no lo logra hacer. Acá decidimos salir de la queja, ‘no nos gusta lo que nos pagan el cordero, tendremos que buscarle la vuelta’ dijimos. Y eso implica otros desafíos, porque los productores sabemos lo que hay que hacer tranqueras adentro, pero tranqueras afuera es otra cosa”, explicó en CAMPO total radio hoy el Ing. Gustavo Almassio, productor de San Cayetano que forma parte de Los Mayines desde hace poco más de cuatro años.
“Y encaramos este proyecto de comprar un lote en el Sector Industrial Planificado para poder acopiar, trozar y eventualmente vender envasada al vacío la carne de cordero, borrego y capón, y tuvimos mucho apoyo de la  municipalidad de San Cayetano. Con la Ley Ovina pudimos sacar un crédito que nos alcanzó para una parte del costo de los contenedores, el resto lo pusimos nosotros”, completa en una rápida síntesis de lo que ha sido la concreción de la primera etapa del plan.
El contenedor que llegó acondicionado con frío se ubicó en un sector del lote que ya estaba preparado -entoscado, con una capa de cemento encima, etc-, obra que pudieron llevar a cabo con el apoyo de la municipalidad que les dio facilidades para pagarla.
Para el segundo contenedor, que arribará en los próximos días, ya tienen todo el equipamiento comprado: la máquina para realizar el envasado al vacío, la sierra para el trozado, la balanza, y demás elementos necesarios.
“Lo que no tenemos en San Cayetano por ahora es faena, esperemos que en algún momento se logre eso también”, dice Gustavo. Por el momento el grupo faenará en un frigorífico de Necochea.
La idea es sumar al ovino a la paleta de carnes que se consumen en la Argentina. Y ahí es donde el trozado juega un rol clave. “Buscamos sumar una alternativa al cordero clásico que se come para las fiestas, el de 12 o 13 kilos. El cordero para trozar pesa entre 18 y 20 kilos, y también más adelante podemos pensar en capones más pesados”, cuenta Almassio.
“Esto está pensando para la gente que vive sola, o un matrimonio, o para el que un día de semana quiere comer algo de cordero sin necesidad de comprar uno entero. Y sobre todo que haya una consistencia en calidad y en cantidad en el tiempo, que no sea una oferta estacional”, plantea.
En cada fragmento de la charla surgen más desafíos. Porque la necesidad de consolidar una oferta para el consumidor implica que Los Mayines tendrán que salir a comprar corderos para dar respuesta. Eso también está pensado como una oportunidad para otros pequeños productores que tendrán un canal para ubicar su producción, obtener un precio justo y blanquear la actividad.
“Hay mucha gente en la actividad ovina, empleados de campo, con majadas chicas, que no tienen a quién venderle o tienen que vender en el mercado informal. Esta será una linda oportunidad, por lo menos para lo que es dentro de San Cayetano y los partidos cercanos, para comprar esos corderos y procesarlos en nuestra planta”, explica.
Desafíos II
La productora tresarroyense Lucrecia Schenk es otra de las integrantes de Los Mayines y cuenta cómo fue el proceso que recorrió el grupo de productores para llegar a estar a pocas semanas de comenzaron a procesar sus producción.
“Arrancamos siendo un grupo de Cambio Rural, éramos 12 personas dedicadas a la producción ovina, y en las reuniones siempre se hablaba de la sanidad, de la calidad de la lana, de la calidad de la carne, la terminación, las pasturas. Todas cuestiones propias de la producción”, recuerda.
“Pero empezó a surgir la necesidad de encontrar la solución a la estacionalidad, porque salíamos todos juntos con los corderos en la misma época del año y saturamos el mercado. Había que inventar algo para tener corderos en distintos momentos”, agrega.
Así fue que algunos integrantes decidieron diferir los servicios, de acuerdo a la posibilidad de cada campo se distribuyeron entre primavera y otoño. De ese modo cubren un período más largo con existencias de corderos.
“Despues surgió la idea de una cámara frigorífica y se empezó a trabajar sobre esa idea. El 6 de junio de 2019 firmamos el convenio con la municipalidad de San Cayetano por la compra del terreno y dos años después, el 14 de junio, descargamos nuestro primer contenedor”, dice con satisfacción Lucrecia.
“Ahora viene el desafío de cómo trabajar, envasar al vacío, de ver cómo llegar al consumo, al mercado, a la carnicería con una presentación prolija. Todo lo que no es nuestro, pero que se aprende”, completa.
Del campo a la góndola
Como materia pendiente van a tener la faena. Pero seguramente lograrán resolverlo más temprano que tarde. Así lo marca el recorrido que viene realizando este grupo de productores que entendió que eso de que “la unión hace la fuerza” es mucho más que un slogan.
“Todos tenemos algo en común y es que queremos darle valor agregado a la producción ovina y posicionarnos en la región (y por qué no el país y el mundo) como ‘carne ovina de calidad’”, comentó Almassio en la charla radial de hoy.
“Queremos que en la lista del supermercado así como figuran las milanesas, el pollo o el asado vacuno, figure algún corte de cordero trozado que fue producido y procesado en San Cayetano por Los Mayines S.A.”, completa.
A simple vista es sólo un contenedor. Es cierto. Pero es un contenedor que no tiene precio.

  •  
  •  
  •  
  •  

Fuente: https://campototalweb.com.ar/18514/

Agroenlace
Logo
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Restablecer la contraseña
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar