Un nuevo factor K amenaza el ingreso de divisas

GuardarSavedRemoved 0
Puntuación0
Puntuación0

El comercio de granos en el mundo, conocido como trading, se rige por las reglas que fueron creadas por la Cámara de Comercio Internacional en 1936, conocidas como Incoterms.
Si bien las reglas del comercio internacional de granos, que dieron origen a los términos FOB (libre sobre bodega), CIF (costo seguro y flete)y FAS (libre a costado de vapor) se remontan a más de 200 años.
En esta semana el senador Oscar Parrilli presentó un proyecto de ley que busca una mayor intervención del gobierno nacional en el mercado de granos y que en los hechos implicaría una suba indirecta de los derechos de exportación.
No se trata únicamente de una real intervención en este mercado, sino que rompe las reglas del comercio internacional que rigen en el mercado hace más de dos siglos.
A manera de síntesis, el proyecto busca modificar el artículo 6 de la Ley 21.453 que regula el comercio de granos.
Este artículo establece que, para la liquidación de las retenciones, reembolsos, reintegros, contribuciones y tasas se aplican los regímenes tributarios, de alícuotas, aranceles y base imponible como el precio índice, valor FOB, valor FOB mínimo o equivalente “vigentes a la fecha de cierre de cada venta”.
El proyecto de Parrilli busca reemplazar el primer párrafo del mencionado artículo con el siguiente texto final: “Serán de aplicación los regímenes tributarios, de alícuotas, arancelario y de base imponible (precio índice, valor FOB, valor FOB mínimo o equivalente) vigentes a la fecha del registro de la correspondiente solicitud de destinación de exportación para consumo, o a la fecha de efectivo embarque de la citada exportación, el que resulte mayor”.
Es esta frase final la que actúa como una estocada al corazón del comercio de granos, con reglas que rigen desde el inicio de la Argentina agroexportadora allá por la década de 1950.
De hecho, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires se fundó el 4 de mayo de 1858, siendo el pilar fundacional del comercio interno y las exportaciones de granos en nuestro país.
En la práctica el proyecto busca legislar para atrás, siendo este un caso único en la historia de la humanidad, pues trata de definir un precio de referencia para aplicar la liquidación de impuestos, gravámenes y otras alícuotas, en un hecho ya consumado, como trataremos de explicar a continuación.
El proyecto permitiría al gobierno tomar el precio más alto para el pago de estos gravámenes, y no el precio real al cual los exportadores registraron sus ventas al exterior con varios meses de anticipación del momento del embarque y de la originación de los granos (compra en el mercado doméstico)
Es cierto que el senador no es experto en mercados y no está obligado a saber cómo funciona el trading de granos a escala mundial, y aquí nos preguntamos si hay algún asesor que lo pueda orientar. Pero también es cierto que el titulo o función de senador nacional no lo habilita para presentar modificaciones irracionales que van contra toda lógica y rompen las reglas del comercio mundial.
Para entender cómo operan en el mundo entero los exportadores, va una síntesis de cómo es la operatoria. Un exportador A, con sede en la Argentina, decide vender a un importador B, con sede en Malasia, 50.000 toneladas de maíz argentino para ser embarcadas en el mes de abril 2023 en algún puerto de Rosario.
El maíz en la Argentina todavía no se ha sembrado, pero el exportador tiene una visión del mercado que lo induce a tomar la decisión de vender en forma anticipada a un precio de mercado FOB de 254 dólares la tonelada, equivalente a un precio FAS de 212 dólares la tonelada (descontadas las retenciones y demás costos portuarios), precio que es el que recibiría el productor.
Entre el momento de la venta del maíz, julio 2022 y el momento del embarque, abril 2023, muchas cosas pueden suceder en el mundo y en la Argentina, con impacto directo en el precio internacional cuya referencia es el mercado de Chicago.
Con lo cual el precio de paridad FAS de 212 dólares por tonelada puede resultar mayor o menor en el momento que el exportador deba comprar el grano y aplicarlo a la venta FOB previamente ya realizada.
Si el precio de originación o de compra del grano resulta mayor a 212 dólares por tonelada, en este caso el exportador perdería plata. En cambio, si el precio de compra resultare menor al precio de paridad, en este caso el exportador estaría ganando plata. (Agrovoz)

 

   

Fuente: https://campototalweb.com.ar/23860/

Agroenlace
Logo
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Restablecer la contraseña
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar